Documento sin título Documento sin título Documento sin título
   
   
   
Archivos
Fecha Titulo Comentarios
11/10/2009 Todos somos Niños 0
21/06/2009 Padre emocionalmente inteligen 0
19/05/2009 Salud Ciudadana 4
16/03/2009 Salud en Pareja 7
19/02/2009 Salud Relacional II
2
23/01/2009 Salud Relacional 9
25/11/2008 SALUD MENTAL II
El pode
6
08/11/2008 Salud Mental 8
27/10/2008 SALUD FÍSICA II
Alimen
1
12/10/2008 Salud Física 5
08/10/2008 Salud Total 6
Publicidad

   
www
Escríbeme a
 
Enviar a un amigo
Tu nombre
Correo de tu amigo

Mis enlaces
 

 
 

Llamamos salud al estado de bienestar general donde se incluye bienestar físico, mental, relacional y ciudadano. Describiendo cada uno de los componentes vemos que la salud física tiene que ver con ausencia de síntomas de enfermedad, pero además con una adecuada alimentación, comprendiendo que si incluyes en tu dieta algunos alimentos y disminuyes otros, puedes prevenir el desarrollo de enfermedades. También la práctica de actividades físicas y deportivas te ayuda a desechar toxinas y quemar grasas.
 
Todos somos Niños
Escrito por: Jorge Hernández     Fecha: 11/10/2009
¿Que es un niño? es un ser que juega todo el tiempo, que disfruta lo que hace porque solo hace lo que disfruta, se está riendo casi todo el día, de hecho al parecer sonríe 3.000 veces diarias mientras los adultos lo hacemos 200 veces. Supera los traumas con mucha más rapidez, porque su interpretación del mundo es mucho más sencilla, todo esto lo hace más sano, más enérgico, más vital es decir lleno de vida y si esto es así ¿porque dejamos de ser niños?, Bueno el Análisis transaccional (AT), una teoría psicológica, tiene parte de la respuesta en algo que llaman los estados del YO.

Yo niño
























El AT dice que nosotros nacemos con un “yo niño” que básicamente está centrado en el placer, su búsqueda es el placer, aunque cuando tiene necesidades no satisfechas cae en el displacer. Todas las cosas que hace un niño las hace por placer. Sin embargo cuando va creciendo empiezan las prohibiciones, los NO y empieza el control de la conducta espontánea, se va formando otro estado que es el “Yo padre” aquí se van acumulando los debería y el necesario respeto por las normas sociales. Aquí empieza una lucha entre lo que quiero y lo que debería, el “yo niño” y el “yo padre” se enfrentan en un antagonismo difícil de compaginar. En ese proceso surge un mediador, que nace de la madurez, de la comprensión y del respeto a si mismo y al otro, ese es el “Yo adulto”. Así, el “yo niño” quiere, el “yo padre” prohíbe y el “yo adulto” media entre ambos.

¿Que sucede en todo esto? Lo que esta detrás de la motivación es la satisfacción de las necesidades, necesitamos comer, dormir, evacuar y necesitamos ser queridos, necesitamos ser aceptados. Por eso buscamos la adaptación, el pliegue a la norma, por ello para ser aceptados, sobretodo por nuestros padres, empezamos a actuar en función de lo que esperan los demás y no por lo que necesitamos nosotros mismos y allí llega el triunfo del Yo padre, nuestra adaptación se convierte en más importante que nuestra satisfacción y renunciamos al placer, sacrificamos nuestras necesidades y nos desconectamos de nuestro ser esencial. Actuamos automatizados sin conectarnos y matamos al yo niño, allí el reírnos nos parece inadecuado, el estar feliz nos parece inmaduro y vamos poco a poco amargando nuestra existencia, allí pueden también venir enfermedades, insatisfacciones y empezamos a buscar necesidades suntuarias que no son del ser sino de la apariencia, no actuamos por lo que queremos sino por lo que los demás admiran. El yo niño sigue allí pero sometido, minimizado, descalificado en la tiniebla del inconciente, engavetado ¡pero actúa!, desde el resentimiento, la envidia, el chisme, la toxina, así muchas frustraciones del yo niño actúan generando maldad.

VOLVER A LA ESENCIA

Volver a la esencia es rescatar el yo niño, que disfrutemos el placer de vivir, de reír, la risa se convirtió en una terapia muy económica y la esencia del yo es volver a la satisfacción del yo niño, pero con las normas y el respeto al otro del yo adulto y la madurez y capacidad de esperar y postergar del yo adulto, esa es la integración del ser humano. Por eso despierta tu yo niño con limites, se feliz con madurez, rescata tu esencia.
 
 
Hasta la próxima vez
     
0 Comentarios