Documento sin título
www.escondiendolanoticia.com
 
 
 
Inicio
Nacionales
Internacionales
Más noticias
Opinión
Descargas
Contacto
 
Radio Online
 
DESCARGAS
LEYES
PROGRAMAS
 
La Causa Mental de
Las Enfermedades
LA LISTA
 
 
 
Recordando a Mafalda
 
 
Publicidad
 
 
 
 
 
Lo peor que pudo hacer Cristina: Sangrar por la herida

Compartir
C.L.C. Laboratorios
Control de Laboratorios Clínicos
DESCARGUE GRATIS
El más moderno e intuitivo sistema informático para el control de laboratorios clínicos.
www.controllaboratorio.com
Urgente24 - Argentina
04/03/2010
Jorge Héctor Santos

El matrimonio Kirchner en el ejercicio del poder no reconoce los límites que se le impone al mismo a través de la Constitución, las leyes y los otros poderes del Estado. Para los Kirchner el Estado son ellos. Quien piensa así carece de pensamiento democrático por ende ante la menor discrepancia con lo que pueden hacer opinando y actuando en contrario a sus deseos dictatoriales los diputados, senadores, jueces, ministros de la Corte, Cristina y/o Néstor saltan como leche hervida viendo acciones destituyentes por cada rincón de sus oscuros vericuetos psicológicos.

Cristina y Néstor no reconocen ser representantes de un pueblo que cada día más les da la espalda y hace tiempo les bajó el pulgar. Ellos no se consideran dueños de un poder prestado, lo conciben como propio. Lo entienden como si fueran soberanos, reyes de una monarquía inexistente. El poder que detentan lo usaron a sus anchas durante 6 años frente a un parlamento convertido en escribanía y a jueces con miedo. Pero esa situación cambió y los Kirchner pretenden tampoco anoticiarse de ello, como no reconocen la inseguridad, la inflación, la pobreza extrema, el desempleo, etc.

Cristina Kirchner, después del miércoles negro que le hizo pasar el Senado, que convirtió en minoría al oficialismo y la justicia ratificando la ilegalidad del uso de las reservas del Banco Central, salió a utilizar otra vez más la cadena nacional de radio y tv para hacer lo menos indicado.

Lo menos indicado fue hablar de todas las formas posibles que permiten las formas de la comunicación. Se la vio desorbitada, más agresiva que de costumbre, exaltada, reafirmando su condición de “presidenta” como si ella misma dudara que lo sea. Atacó a mansalva al poder judicial descalificando a una jueza no sometida al poder Ejecutivo, descalificó a la mayoría del parlamento que es opositor y mintió a la gente común nuevamente. Una presidente al borde de un ataque de nervios porque su poder encuentra límites legales y constitucionales, sangró por la herida.

Ni siquiera su poder, para ser más realistas debería decirse las zancadillas que le hace a los otros poderes encuentra límites en las formas abusivas y reprochables y también los encuentra en el fondo de lo que quiere hacer. Ese fondo que encubre la verdadera necesidad de meter la mano en las reservas del Central para tapar el enorme agujero fiscal que tiene el gobierno.

No es extraño que nuevamente las palabras de Cristina hayan apelado a lo peor de los manuales de comunicación de la democracia:

> Denunció "intentos de destitución evidentes" por parte de la oposición y de la justicia.

> "No voy a permitir que un juez defaultee la deuda", acusando "abusos de poder" de la justicia.

> Desafió a la oposición parlamentaria y a la justicia y le mintió al pueblo diciendo "Si tienen una mejor forma de pagar, juro que la voy a adoptar"

> Señaló que la ofensiva contra Marcó del Pont es "una venganza de la más baja estofa".

> Defendió su investidura diciendo "Acá no hay cogobierno, yo soy la Presidenta".

> Acusó a la oposición de promover el avasallamiento de las instituciones.

Tal vez sería oportuno recordarle a la presidente lo que le aconsejó Carlos Menem: “Que la presidente se dedique a gobernar”.

Gobernar es atender las necesidades imperiosas del pueblo y no las de ella. Gobernar es atender lo urgente y diseñar lo necesario con políticas a mediano y largo plazo. Gobernar es dialogar y saber que los otros poderes del estado son poderes y los deben ejercer para beneficio de todos.

Lástima que ni Néstor y Cristina Kirchner quiera, sepan o puedan gobernar en condiciones democráticas. Así el pueblo argentino pierde en el presente y perderá mucho más en los tiempos que vienen.

Tampoco los Kirchner quieren cambiar porque está en sus genes ser así.

 
También te puede interesar
       
Una periodista georgiana, herida durante una conexión en directo
     
Fuente: Urgente24 - Argentina
Publicidad
 
Crear blog gratis
 
 
Inicio
Nacionales
Internacionales
Más noticias
Opinión
Descargas
Contacto
 

escondiendolanoticia.com Todos los derechos reservados
Reportar a: [email protected]
Publicidad: [email protected]