Documento sin título Documento sin título
SEMBREMOS PARA QUE OTROS COSECHEN
"Podemos florecer ahí donde nos encontramos en este momento; es decir, conectarnos con nuestros talentos, experiencias, mejores sentimientos y aspectos de nuestra personalidad para proyectarnos a través del trabajo que realizamos y del servicio que podemos prestar a otros en muchos momentos.”

Tuve la oportunidad de ser invitada a dar una conferencia en una ciudad pequeña de Colombia. Cuando llegamos al lugar, después de un largo viaje, nos recibió un grupo de personas con mucha emoción, que nos sorprendió con todas sus atenciones y detalles tan amables. Pero lo que me dejo más impresionada fue el trabajo tan grande y desinteresado que hicieron para que yo pudiera llegar ahí y compartiera con todas las personas mis reflexiones. Esto me reafirmó que un contacto aparentemente casual o temporal puede representar la oportunidad que tenemos de sembrar un poco de paz, esperanza, motivación, entusiasmo y confianza en la vida de otra persona, aunque sea un desconocido.

El trato amable, la sonrisa, una frase de reconocimiento, un gesto amistoso o solidario, un comentario optimista o, simplemente, una palabra de saludo o de aliento pueden ser el vehículo perfecto para lograrlo.

Muchas veces una sencilla acción hecha con conciencia y buena intención, sin pedir o esperar nada a cambio, nos beneficia más que cualquier otra práctica compleja para aumentar nuestro bienestar y el de nuestra familia y comunidad.

Este es el momento perfecto para volvernos solidarios, tolerantes, comprensivos, conciliadores y para trabajar individualmente por el bienestar de los demás; para poner en uso la experiencia, el conocimiento y las buenas ideas que tenemos para superar, solucionar y manejar los problemas, los desacuerdos y las situaciones difíciles.
En lugar de criticar y juzgar a la ligera, preguntémonos: ¿Cómo podríamos contribuir, mejorarlo o resolverlo? Hagamos nuestro aporte consciente, responsable, amoroso y voluntario, encendamos la luz en nuestro mundo.

No tenemos que realizar grandes acciones y sacrificios para compartir un poco de generosidad y bienestar con otros. Una pequeña acción, positiva y concreta, dirigida a brindarles a otros nuestra ayuda y apoyo incondicional, puede ser suficiente para suavizar sus vidas e iluminar la nuestra.

En la medida en que logramos alinear nuestros actos cotidianos con los valores esenciales que tenemos, adquirimos mayor fortaleza y entusiasmo; además, mejoramos la relación con las personas que nos rodean.

¡Anímate a compartir un poco más cada día y te sentirás mucho más feliz y satisfecho!

Vive sin egoísmo. Trabaja individualmente por el bienestar colectivo, no tengas pensamientos egoístas que sólo cuiden tus intereses personales, a costa del sacrificio del bienestar de los demás, pues esta es la forma segura de ir hacia el dolor.

Deja de esperar y comienza a dar. Siéntete dispuesto y disponible a brindar tu apoyo a través de una palabra, un gesto, un detalle o una acción generosa y desinteresada dirigida a suavizar la vida o el momento de otra persona.

Contribuye. No requieres de grandes recursos; con tu ingenio y disposición es suficiente. Pon tu granito de arena, tu esfuerzo cuenta, es el momento de participar y de sumar tu esfuerzo al de otras personas.

Pensar en los demás

Esta semana quiero compartir con ustedes esta historia. Préstenle atención: "En un oasis escondido en los más lejanos paisajes del desierto, se encontraba, de rodillas, el viejo Eliahu, al costado de algunas palmas datileras. Su vecino Hakim, el acaudalado mercader, se detuvo en el oasis para que sus camellos bebieran agua y vio a Eliahu transpirando, mientras parecía cavar en la arena. '¿Qué tal, anciano? La paz sea contigo', le dijo. 'Y contigo', contestó Eliahu sin dejar su tarea.

'¿Qué haces aquí con esta temperatura, trabajando con esa pala?, le preguntó. 'Siembro',contestó el viejo. '¿Qué siembras aquí, Eliahu?', replicó. 'Dátiles', respondió el anciano señalando el palmar. '¡Dátiles!', repitió el recién llegado y cerró los ojos como quien escucha la mayor estupidez. 'El calor te ha dañado el cerebro, querido amigo. Ven, deja esa tarea y vamos a la tienda a beber una copa'. 'No, debo terminar la siembra.

Luego, si quieres, beberemos'. Eliahu lo miró pensativo y le preguntó: 'Dime, amigo, ¿cuántos años tienes?'. 'No sé, sesenta, setenta, ochenta, no sé... lo he olvidado. Pero eso, ¿qué importa?'. 'Mira amigo, las datileras tardan más de cincuenta años en crecer, y sólo entonces están en condiciones de dar frutos.

Yo no estoy deseándote el mal, pero sabes que, difícilmente, podrás llegar a cosechar algo de lo que hoy siembras.

Deja eso y ven conmigo'. 'Hakim, yo comí los dátiles que otro sembró. Otro que tampoco soñó con probarlos. Siembro hoy para que otros puedan comer dátiles mañana. Y aunque sólo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea'. 'Me has dado una gran lección, Eliahu; déjame que te pague esta enseñanza', dijo Hakim, poniendo en la mano del viejo una bolsa de cuero llena de monedas y la gratitud de un amigo".

Hay pocas cosas tan gratificantes como la de hacer algo bueno por otros, especialmente cuando éstos son desconocidos. Cuando somos capaces de reconocer y valorar cada uno de los regalos esenciales que hemos recibido a lo largo de la vida, experimentamos la gratitud que nos impulsa a compartir con los demás lo mucho o lo poco que tenemos o que hayamos recibido.

Hay personas que piensan que no disponen de nada para dar, pues sus recursos materiales son limitados. Pero el dinero es lo más fácil de aportar, cualquier persona puede hacer un cheque y pensar así que ha contribuido, cuando, en realidad, lo más valioso y difícil de entregar es tiempo de calidad para compartir alegría, apoyo, cariño, experiencia, conocimiento y amor incondicional, permitiéndonos experimentar la sensación de lleno y plenitud que produce el dar sin esperar.

Se ha demostrado que aquellas personas que ayudan o les brindan algún tipo de servicio a otros, porque se encuentran en una condición o situación de mayor limitación y necesidad, aumentan y fortalecen la confianza en sí mismos, la autoestima y el aprecio por la vida. A menudo nos ocurre que ayudamos a otros en aquellas áreas en las que estamos más carentes y necesitados.

¡Estar dispuestos a dar lo mejor de nosotros, hará que recibamos a cambio toda la abundancia y la prosperidad que necesitamos!



Mundo laboral
Terapeuta emocional
Grafologia
Cuando muere un hijo
Salud total
Blos deportivo

Enviarle este artículo a un amigo

Tu nombre
Tu correo No se publicará
Correo amigo (s)
 

Deja aquí tu comentario

Tu nombre
Tu correo No se publicará
Comentario
 
Visita nuestra página principal en
www.escondiendolanoticia.com
 
Documento sin título
16  Comentarios - Leido 11925 veces

Estimado usuario:
Para comunicarte directamente con el autor o autora de este escrito, te sugerimos utilices el link (vínculo) "Fuente" que se encuentra al final de cada escrito, ya que Noticia-Venezuela.com no tiene un vínculo directo con todos los autores de los mismos.
Si deseas que publiquemos un artículo de tu autoría, puedes enviarlo a: [email protected]

DESIRE   2008-10-06
ME PARECE QUE ES MUY BUENO E LEIDO TANTAS COSAS Y ME GUSTA DEVERIAS VENIR A NVA.ESPARTA PORLAMAR


neyda alejandra   2009-10-23
me encantan los articulos maytte,ayudan a reflecsionar cuando sientes q,te a hogas en los problemass.


ALEIDA RODRIGUEZ   2009-11-06
ME ENCANTA LEER TODOS LOS DOMINGO ESTAMPA CLARO LA PAGINA DE MAYTTE


ana lunar   2010-02-15
hola Mayte no encuentro la manera de liberar odio de mi vida. hace mucho tiempo mi esposo me fue infiel y aunque crei haberlo perdono y continuo con el apenas hace algo que no me gusta me da tanta rabia que quisiera acabar con todocreo que aun no le he perdonado de un todo . aconcejame por favor estoy desesperada


itziar   2010-04-14
me encanto este artículo, muy interesante y productivo, lo voy a reenviar a 2 personas especialmente


adriana   2010-05-16
hola maytte, en este momento estoy viviendo una etapa dificil, necesito aprender a perdonar y seguir adelante, cada dia me enfermo mas fisicamente y mentalmente.


Luz marina hoyos morales   2010-08-10
Desde que descubri tu programa en television,he cambiado mi forma de ser y de prensar, que Dios te bendiga.


maria eugenia machado   2010-08-16
reconosco que lo poco que he leido de tus lecturas me parecen muy sabias y pienso ponerlas en practica con mis alumnos y en mi vida personal y se que puedo aprender mas de usted,gracias.


maria eugenia machado   2010-08-16
reconosco que lo poco que he leido de tus lecturas me parecen muy sabias y pienso ponerlas en practica con mis alumnos y en mi vida personal y se que puedo aprender mas de usted,gracias.


mirtha   2011-06-10
hola maitte me gusto mucho esa reflecsion


silvia    2012-08-12
hola maytte, en este momento estoy viviendo una etapa dificil, necesito aprender a perdonar y seguir adelante.. aconcejame por favor estoy desesperada


silvia    2012-08-12
hola maytte, en este momento estoy viviendo una etapa dificil, necesito aprender a perdonar y seguir adelante.. aconcejame por favor estoy desesperada


silvia    2012-08-12
hola maytte, en este momento estoy viviendo una etapa dificil, necesito aprender a perdonar y seguir adelante.. aconcejame por favor estoy desesperada


silvia    2012-08-12
hola maytte, en este momento estoy viviendo una etapa dificil, necesito aprender a perdonar y seguir adelante.. aconcejame por favor estoy desesperada


MELIDA   2012-09-28
Querida Maytte, siempre leo tus comentarios , reflexiones, tengo la mayoria de tus libros, que bello Dios por permitirnos tener personas tan espirituales como tu y que siempre nos dan una enseñanza.La vida es bella y debemos vivirla a plenitud agradeciendo todos los dias a dios nuestro padre.. Cariños querida Maytte....MELIDA


nany13   2012-11-05
amy me gustan los comentarios de maytte me enseñan mucho


Visita nuestra página principal en
www.escondiendolanoticia.com